Noé Arroyo

“Becquér nació en 1836, fue un poeta que perteneció al Romanticismo”, es la voz de Concepción Delgado, guía turística, pero no está en la Calle Conde de Barajas contándoselo con un perfecto inglés a un grupo de turistas norteamericanos delante de la casa del poeta. Concepción está en el salón de su casa acompañada de su hija de 12 años a quien su profesora de lengua, a través de una pantalla, le ha mandado un trabajo del poeta sevillano por el 150 aniversario de su muerte.

Concepción, autónoma como el 95% de los guías, lleva 21 años enseñando los rincones de Sevilla a los turistas.  El pasado 13 de marzo, tras la declaración del Estado de Alarma todo el sector se paralizó. “No sabemos los meses venideros de que vamos a vivir porque nosotros, el sector turístico, salíamos de la temporada baja y esperábamos la temporada de primavera: marzo, abril y mayo. Estábamos en mínimo de ahorro”, cuenta Concepción que ya da por perdido el año, el otoño que es la próxima temporada fuerte cree que va a estar muy complicado.

“El turismo vive de la experiencia, de sentirla”, añade esta guía turística a quien le han ofrecido realizar tour virtuales pero duda de que puedan interesar por este motivo, por no sentir la ciudad. Al igual cree que “siempre se puede ir al campo nacional pero tampoco todos los que estamos nos podemos volcar al turismo nacional, porque somos muchos guías para el número de turistas nacionales que podrían venir”.

Para esta guía turística no solo la situación actual de estar todo parado es negativa, también en los últimos años no estaba realizando su trabajo como lo hacía antes. Concepción cree que la entidad de la ciudad ha cambiado mucho: “para mi trabajar hace 21 años era descubrirle a un visitante como era la ciudad y la vida aquí. A los turistas le impactaba muchísimo más el ver un comercio que ya había desaparecido en sus países, la forma de socializar o detalles de la ciudad que la belleza de la Catedral o del Alcázar. Pero ahora, en vez de pararnos los residentes y preguntar de dónde son los turistas, han pasado al desprecio. Esto te hace pensar que el turismo es incomodo, que es una cosa invasiva”.

El pasado año, Sevilla superó su récord anual con 3,12 millones de turistas según el Ayuntamiento hispalense y un total de 6,71 millones de pernoctaciones, también cifra máxima histórica. 

La ciudad no ha parado de crecer en número de visitantes desde 2009 de tal forma que el turismo cada vez es más cantidad que calidad, son muchas las voces que critican el actual modelo de negocio, como un modelo de masas y no de calidad,  y ven en esta crisis una oportunidad para repensarlo. Es el caso del Colectivo CACTUS, un grupo de personas y asociaciones que surgió en 2018 con el fin de “generar propuestas y discursos alternativos al turismo frenético que erosiona y elimina la vida de nuestros barrios”. Ante la situación actual este colectivo ha realizado un comunicado en el que vuelve a incidir en el problema que es tener el turismo como principal motor económico de la ciudad. 

Así, desde Cactus creen que “no están en la misma posición el ejecutivo de la cadena hotelera o el propietario de varias viviendas convertidas en Airbnb, que la guía turística o la camarera de un bar. El gobierno incide en que saldremos todos juntos de la crisis, pero no, todo el mundo no va a salir de la misma forma.”

También CACTUS afirma que “en un contexto de pandemia mundial y crisis, el monopolio de la actividad turística como única fuente de ingresos, la turistización de la economía andaluza y sevillana también es un problema.

Y así piensa también Concepción, “habrá otros sectores que explotar y habrá que ver la manera de mover la economía de otra forma. No todo el mundo puede vivir del turismo, los jóvenes que salen de las carreras rápidamente se convierten en guías con los Free Tour que es algo precario.”

Por su parte desde el Ayuntamiento ya han puesto en marcha un plan municipal para impulsar el sector tras la crisis que tendrá como foco el Turismo de Congresos.  Pese a que también contará con crear un Observatorio de Sostenibilidad Turística para “la convivencia y el beneficio del turismo para todos, no solo el económico, sino también el bienestar», como explicó el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, el colectivo CACTUS cree que es más de lo mismo. En esta línea realizan está reflexión en su escrito:  “no hemos cerrado la fábrica para frenar el contagio, la han cerrado los que tienen el dinero, que han dejado de visitarnos, sacando a la luz con ello la gran vulnerabilidad a la que se expone una economía basada casi exclusivamente en el turismo.”

Manifestación del Colectivo Cactus. Fernando Ruso

Otro ejemplo más de la situación que está dejando la pandemia es el de Ana Pazos, directora del Hotel Boutique Casa Colón, un pequeño hotel de 16 habitaciones en el centro de Sevilla que ha tenido que solicitar un ERTE para sus 8 trabajadores. No se plantean volver a abrir hasta el 1 de julio cuando esté afianzada la movilidad interprovincial si todo va según la desescalada establecida. Con un 95% de media de ocupación a lo largo del año, abrir al 30%, tal y como se ha establecido en las primeras fases y sin movimiento de viajeros, para Ana no tiene sentido: “es absurdo la medida de abrir los hoteles. Puede tener algo de sentido el que sea de Jerez y se vaya a Costa Ballena, pero en Sevilla no tiene lógica. Además, se necesita mínimo un 65% de ocupación para que salga rentable, para que no haya perdidas.

Patio interior Hotel Casa Colón

En cuanto a la turistización de Sevilla, Ana cree que el Ayuntamiento si viene trabajando por un turismo de más calidad, pero donde ve el problema es en los precios. “El turismo de masas viene dado por los precios bajos, el quid de la cuestión es la oferta, si la cerveza está a un euro pues viene el que le sale más barato venirse un fin de semana aquí que quedarse en su casa”, comenta la directora del hotel quien también está a favor de la famosa tasa turística.

También al ser preguntada por cómo ha afectado los apartamentos turísticos en estos últimos años, la directora del Hotel, cree que “hace 5 o 6 años no había oferta hotelera que cumpliera toda la demanda de turistas que llegaban a Sevilla, por eso creció, además se abrió la mano porque era algo necesario para subir esa demanda, pero hoy por hoy la oferta hotelera ha cambiado. Aún así siempre habrá clientes que van a ir buscando el apartamento turísticos, al igual que siempre van a estar los clientes de hotel.” También cree que con esta crisis son muchos los que van a pasar a alquileres de larga estancia”.

Construcción Hotel Marriots cubierto por una lona, Avenida de la Constitución. Noé Arroyo

Un caso de la situación actual de los apartamentos turístico es contada por Daniel Mancebo quien gestiona uno en la zona de la Alameda en Sevilla. Daniel cuenta que todas las reservas que tenía hecha para los meses de primavera han sido canceladas. Durante el Estado de Alarma, además de mantener el apartamento en plataformas de alquiler turístico como Airbnb o Booking decidió también ponerlo en webs de larga estancia, como Fotocasa. Fue a través de este portal por el que recibió una petición de alquiler pero tan solo para una noche, una militar que venía a trabajar dos días a Sevilla. Pese a tenerlo en webs de alquiler de larga estancia no es su idea alquilarlo para este fin, confía que a partir de septiembre comience de nuevo las reservas.

A la hora de hablar de la turistificación por si ha notado recelo por parte de los vecinos del mismo edificio la respuesta es negativa. En cambio, sí cuenta que en una de las calles aledañas al apartamento hay una pintada: “Antes mis niños jugaban aquí con los vecinos, ahora solo vemos entrar y salir caras desconocidas”. 

Apartamento turístico cercano a la Calle Feria regentado por Daniel Mancebo. Daniel Mancebo

Al igual que los hoteles, el número de pisos de alquiler también ha ido subiendo de forma exponencial en los últimos años. Según un estudio de 2019 de Krata Sociedad de Tasación en colaboración con precioviviendas.com y recogido en Abc de Sevilla, el 12,6% de las viviendas en Sevilla el porcentaje de Viviendas de Uso Turístico (VUT) es ya del 12,6% sobre el total de viviendas del distrito Casco Histórico, superando al de Barcelona con un 12,3%. Está claro que uno de los mayores efectos de la Crisis del Coronavirus ha recaído sobre este tipo de alquiler, por ello, en la presentación del Plan 8 Impacto Turismo Sevilla, una iniciativa del Ayuntamiento de Sevilla para reactivar el Turismo, se ha tenido en cuenta los pisos de alquiler turístico. El delegado de Turismo de Sevilla, Antonio Muñoz ha señalado que “tenemos preparada la regulación de los pisos turísticos”, aunque también ha indicado que no es la medida que más urge en estos momentos. Para miembros de la oposición, como el portavoz de IU en el Ayuntamiento de Sevilla, González Rojas esto es una nueva oportunidad para dejarlo pasar. “Llevan hablando años de regular los pisos turísticos pero al final nunca es el momento”.

El crecimiento de los pisos turísticos es una respuesta más al modelo turístico implementado tanto en Sevilla como en Andalucía, un modelo basado en el turismo de masas.

Alejándose de este modelo de turismo y buscando la personalización y la experiencia existen agencias como Just Explore. Esta empresa cordobesa comenzó su andadura en 2014 de la mano de Rosa Lara, enfocada a grupos pequeños y al mercado anglófono. Rosa Lara ha tenido que cancelar todas las reservas ante la crisis del coronavirus, muchas de ellas han sido pospuestas al otoño pero aún con la incertidumbre de saber que pasará ya que su mayor clientela es de Estados Unidos, uno de los países más afectados.

Video promocional como respuesta a la crisis de Coronavirus

“Nosotros ofrecemos una experiencia que no es solo la visita a un museo o a un monumento, ya que los itinerarios de Just Explore son personalizados, son experiencias exclusivas y privadas, acercamos al turista a la gente y a las costumbres locales”, explica Rosa Lara. También reconoce que sus clientes se transforman en amigos “hay mucho trato y cercanía, incluso llegamos a abrazarnos, con este nivel de experiencia que ofrecemos no veo que volvamos pronto”.

Ella misma piensa que su oferta de turismo será clave en el futuro. Estos últimos años ya vislumbraba que había un gran número de visitantes que huían del turismo de masas, de hecho así cuenta que es como comienza su agencia “hay mucha gente que quiere viajar en grupos pequeños no con 50 personas en un autobús”.  Así, con toda esta crisis provocada por contagios entre personas, Rosa cree que si esto ya se venía viendo, ahora el turista va a decantarse por este tipo de turismo.

Pese a las cancelaciones el equipo de Just Explore no ha parado de trabajar, se han mantenido sus sueldos y han desempeñado tareas para mejorar. “Estamos haciendo mucho trabajo de oficina, refrescando la web, rediseñando itinerarios, creando nuevo material digital para ofrecer a los clientes”, así explica Rosa que al ser una oferta tan personalizada requiere un tiempo que están aprovechando ahora. También han aprovechado para sacar a relucir todos los rincones que tiene España que nada tiene que envidiarle a otros rincones del mundo.

Rosa Lara, directora de Just Explore. Rosa Lara

Tiempo que aprovechan muchos para mejorar como Rosa, o para repensar el modelo de Turismo, algo que piden a gritos desde Cactus o voces como la de Concepción Delgado. Y ahí juega un papel fundamental las instituciones que ven como le economía se resentirá y será golpeada por la falta de turistas, con la confianza de que todo volverá pero muchos con la esperanza de que no vuelva igual.

Al terminar la entrevista con Concepción Delgado, se escucha a su hija recitar:

Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales
jugando llamarán.

El sector turístico con un futuro incierto confían en que esas oscuras golondrinas en forma de turistas y también en un nuevo modelo de turismo menos precario y que mire también por los residentes.